sábado, 26 de junio de 2010

Máquinas de Escribir Clásicas como Teclados

Esa era la mera intención, un fetiche no muy original, no muy práctico, pero a final de cuentas inspirador.
      Yo pensé que nada más a mí se me metían esas ansias, pero resulta que, entre uno de los muchos posts que no he podido postear, encontré a otro loco, aparte de los que ya reseñé, que se aventó todo un enorme experimento estilo científico loco:
     La imagen es la promocional que Erick emplea como publicidad de toda esta serie de 4 htmls que, sobre todo, se dediquen a explicarte cómo conseguir transformar tu vieja y adorada máquina de escribir en el teclado de tu laptop.
      Su meta es crear una forma simple de integrar esa adorada reliquia de quienes adorábamos el sonido de las teclas a todo vuelo.
      Erick, entre otras cosas, no se puso a construir esto nada más por amor a sus fetiches. Quien extrañaba su smith-corona era su mujer y para ella la construyó.
      Vale la pena seguir su tutorial, la estrategia toda que emplea para crear este periférico.
      En aquel tiempo (finales de noviembre del año pasado) encontré un video donde otro fetichista había conseguido construir con una letrera 32 una apropiada interfaz con su laptop que le permitía traer a ambas en su camper, su camioneta oficina.
      Creo que el solo video me puso a volar. Y me olvidé de postear.
      Los meses no pasan en vano y ya no encuentro aquel viejo video, pero sí uno nuevo que integra aquel que yo viera. Es este:



      Creo que la idea queda clara con el nuevo audiovisual, de cualquier forma, pero queda la idea de que aquello aún era pionero... pero... no podemos volver el tiempo atrás... por eso ahora sólo posteo esto...
    Ahora lo hago, también y en exceso sorprendido,  porque ya he encontrado una compañía que al parecer se dedica a atender a nosotros, los fetichistas... Pero eso será material para el próximo y muy cercano post.

      C ya real soon, u people behind the typewriter machine...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada